Download Acércate sediento by Max Lucado PDF

By Max Lucado

Los cientificos nos aseguran que los seres humanos no podemos vivir sin agua, y ni siquiera lo intentamos. Pero ?sobrevivir sin Dios? Oh, eso si lo hacemos, tomamos un sorbo, lo saboreamos; sin embargo, estamos inclinados a pasar por largos periodos de tiempo sin un buen trago de los angeles fuente del Senor. Y pagamos un precio al hacerlo. Nos encogemos. Nos torcemos y retorcemos contra este mundo...los organos se endurecen...el corazon se endurece.

En este libro, renovador y vivificante, Max Lucado, nos guia a los cuatro nutrientes esenciales que cada alma necesita.

Show description

Read Online or Download Acércate sediento PDF

Similar no-ficcion books

Cocina para Bebes con Barney

Exquisitas recetas para el bebe, soluciones practicas para l. a. mama, una nutricion equilibrada para todos y mucho carino para compartir en familia son los ingredientes que Utilisima y Barney han reunido en este delicioso libro. Sus coloridas paginas estan repletas de informacion util aportada por un equipo de expertos que ha puesto sus conocimientos al servicio de un objetivo claro: colaborar con l. a. mama en l. a. maravillosa tarea de alimentar a su hijo para que crezca sano y feliz, con preparaciones sencillas y tentadoras adecuadas a cada etapa de su desarrollo.

Filosofía iberoamericana en la época del Encuentro

Los angeles Enciclopedia IberoAmericana de Filosofía es un proyecto de investigación y edición coordinado por el Instituto de Filosofía del Consejo more desirable de Investigaciones Científicas (Madrid), el Instituto de Investigaciones Filosóficas de l. a. Universidad Nacional Autónoma (México) y el Centro de Investigaciones Filosóficas (Buenos Aires), en el que han colaborado más de 500 especialistas de todos los países pertenecientes a los angeles comunidad filosófica hispanoparlante.

Additional info for Acércate sediento

Sample text

L nunca sale de viaje. Ha sido nuestro invitado suplente durante diez años. —Quince. Su hermana murió y tuvo que irse a Kansas. —¿Con quién quedamos entonces? ¿Entrevistamos a un invitado por vía telefónica? Ya sabes que no me gusta hacer eso. Ahora la voz de Bishop empezaba a sonar como un trueno y a Eric se le enrojeció la cara. El corredor del noveno piso en el edificio Burbank Plaza había quedado en silencio. Todos seguían atareados, pero bastante callados. Nadie envidiaba a Eric en ese momento.

Está tan enfocado en planear su penitencia que no alcanza a escuchar a su padre, ¡que viene corriendo hacia él! El papá abraza al chico mugriento y nauseabundo como si fuera un héroe de guerra recién llegado del campo de batalla. Ordena a los sirvientes que le traigan el mejor vestido, un anillo y calzado fino, como para decir: «Ningún hijo mío puede verse como un sucio cuidador de pocilgas. » Entretanto, el hermano mayor se queda de pie en el pórtico y se mortifica. «Nadie hizo nunca una fiesta en mi honor», murmura con los brazos cruzados.

Por un instante Meagan sintió como si le hablara a ella, solo a ella. Como reflejo defensivo, enmudeció el volumen y solo le vio hablar. No fueron más de siete los minutos que duró su participación en el programa. Ella alcanzó a oír más tarde que Bishop y Eric habían quedado complacidos, y hasta interesados en solicitarle que volviera al programa. Ella abrigaba la esperanza de que lo hicieran. Jesse vio a Meagan por la ventana de una cafetería mientras exprimía limón en su vaso de agua. Observó por unos minutos.

Download PDF sample

Rated 4.67 of 5 – based on 35 votes